Diario: Mis primeros 10 dias siendo vegana

Jan 15, 2020alimentacion vegana

un breve intro

Puedes saltarte esta parte pero siento que es importante comenzar este post con por qué me hice vegana en primer lugar y cómo me preparé para hacer este cambio.

EL “ANTES”

Yo fui vegetariana 3 años (de los 19 a los 21), pero eran otros tiempos, casi no había información y decidí dejarlo porque tenía deficiencias alimenticias y no estaba realmente comprometida con mi salud como para cuidarme y comer bien.

Después de ese tiempo me hice súper carnívora. Me encantaba la carne y como tiene poca fibra, me caía muy bien a la pancita.

En esos más de diez años de comer carne, yo era de las de “¿Queso vegano? Wacala”. Y creo que si sigo siendo igual, haha, wacala queso vegano. Pero en los últimos meses me he enfrentado a una importante realidad:

El planeta necesita que más gente reduzca su ingesta de productos de origen animal.

Para mí era un paso claro y obvio que tenía que dar. Hace tres años comencé a reducir mi impacto ambiental de maneras muy sencillas, pero fue hasta el 2019 que aprendí que son las granjas de animales lo que ocasiona el mayor daño a la tierra, al agua y al aire del planeta

Aprendí (un poquito, porque soy muy sensible) sobre el maltrato que viven los animales de las granjas y comencé a descubrir en internet que había gente saludable que llevaba este tipo de dieta; la más conocida: la dieta WFPB (Whole Foods Plant Based). Como la decisión era inevitable decidí investigar, informarme y prepararme lo mejor posible.

Me tomó un par de meses decidirme, pero una vez que lo decidí todo fue muy rápido y en cuestión de 3 ó 4 días yo ya era “fully vegan”.

Para prepararme vi muuuuchos videos, ordené mis suplementos de b12, descargue la Daily Dozen App y me preparé para mi nueva dieta libre de crueldad animal.

En este post te platicaré cómo me ha ido.

día 1

Yo no hice caso y en lugar de hacer una transición lenta al veganismo, me hice vegana de la noche a la mañana. Nomás así. No pude hacerlo de la otra manera, aunque lo intenté. Por lo que este día fue, de alguna manera, el peor.

Mi cuerpo no estaba acostumbrado a comer tanta fibra y este día me atasque de salsa de soya por lo que en la noche estaba inflamadísima del intestino y mis gases no podían salir.

Estuve súper incómoda, pero esta experiencia me dio la idea de registrar lo que como para poder descartar de mi dieta las cosas que no me caen bien.

Este día comí muchísimo porque seguí las recomendaciones de la app Daily Dozen y aprendí a no comer tanta salsa de soya. 😛

También ordené mis suplementos de MyKindOrganics.

día 2

En el día dos me fue súper bien todo el día. Comí mi arrocito, frijolitos, avena, moras, etc. Y todo iba bien, hasta que llegó la cena.

En la cena comí arroz con lentejas y nuevamente mi pancita se inflamó.

A partir de ahí decidí que en lugar de desayunar avena y comer y cenar legumbres con arroz, lo haría al revés: desayunar y comer leguminosas y cenar avena.

Creo que cuando empiezas a comer vegano casi nadie te avisa que a tu cuerpo pueden caerle (muy) pesado las leguminosas y que es mejor comerlas en la comida y no en la cena.

En este día no noté ninguna diferencia en cuestiones de energía. Lo único más o menos diferente es que tenía muuuucha hambre.

dia 3 & 4

Estos dos días dormí como piedra, literal. No sé si fue debido al cambio de dieta pero en estos dos días me costó trabajo levantarme porque mi cuerpo estaba tan absolutamente relajado que me pesaba.  No era cansancio sino relajación. ¡Fue muy extraño!

En cuanto a la comida, fue mucho más fácil porque desayunar leguminosas con arroz y verduras, y cenar avena me ayudó muchísimo a no tener hambre en las mañanas y a no tener gases en las noches.

También aprendí que comer las verduras cocidas es mejor para mi pancita; que definitivamente no puedo tomar agua fría porque me cae pesado; y que es mejor para mí evitar el café en la tarde.

P.D. En estos días fui muchísisisiismo al baño!!!! Muchísimo. 

día 5-7

Estos días comí muuchíiiiisimo. Tenía muchísima hambre. 

Y aquí fue cuando me di cuenta que comer vegano, para mí, toma muuuucho más tiempo. Especialmente porque a mí me gusta comer variado. Además, en estos días nada me satisfacía por varias horas; por lo que a cada rato tenía que prepararme algo de comer (por suerte, trabajo desde casa y tengo la cocina cerca).

Después aprendí que esto es perfectamente normal y que al principio tienes que comer muuuucho porque tu cuerpo no está acostumbrado a este “otro” tipo de satisfacción; pues no es lo mismo satisfacerte con carne que con verduras.

La otra cosa es que al comer verduras comes menos calorías por lo que tienes que comer más.

Aquí todavía estaba descifrando qué me caía bien comer y a qué hora, y como por esos días me di cuenta que ya no estaba consumiendo tanto café.

Antes tenía que tomar café para despertarme y trabajar, mientras que ahora… no me entra el café. Y además, no lo necesito.

Ah, otra cosa, en el día 7 por fiiiiin llegaron mis suplementos. 🙂 (Finally.)

día 8-10

En los últimos dos o tres días mi digestión ha estado mucho mejor. Ya no estoy yendo taaaanto al baño, lo que para mí es una excelente señal de que mi cuerpo se está adaptando al cambio. No estoy consumiendo casi nada de café; no me entra. Tampoco estoy comiendo tanto (ya me siento satisfecha por más tiempo), y mis niveles de energía los siento normal. No siento que tenga muchísimaaa pero tampoco siento que tenga poca.

LOS CAMBIOS EN GENERAL

En los últimos dos o tres días mi digestión ha estado mucho mejor. Ya no estoy yendo taaaanto al baño, lo que para mí es una excelente señal de que mi cuerpo se está adaptando al cambio. No estoy consumiendo casi nada de café; no me entra. Tampoco estoy comiendo tanto (ya me siento satisfecha por más tiempo), y mis niveles de energía los siento normal. No siento que tenga muchísimaaa pero tampoco siento que tenga poca.

EXPECTATIVAS

  • QUE SERÍA DIFÍCIL COCINAR. La verdad es que yo cocino delicioso y no tenía muchas preocupaciones sobre la comida en general, pero sí pensé que sería difícil en cuestión de antojos. Creo que haber sido raw foodist en algún momento me preparó para entender qué ingredientes sirven como buenos sustitutos, y afortunadamente todo lo que se me ha antojado me ha quedado bien.
  • QUE TENDRÍA MEJOR PIEL. Pensé que la piel se me limpiaría más pronto, pero al contrario, me salieron granitos en la cara. No se lo atribuyo a la dieta porque he estado muy estresada picándome la cara. So
  • QUE TENDRÍA MÁS ENERGÍA. Pensé que tendría más energía pero todavía no ha sido así. Supongo que es porque apenas recibí mis suplementos y tengo poquitos días tomándolos, y porque apenas incorporé más variedad de verduras a mi dieta.

REALIDAD

  • ES TARDADO. Me consume muuuucho tiempo cocinar. Al menos es lo que yo he vivido, y especialmente porque estoy empezando creo que se me ha hecho todo más  lento. Siento que esto se hará cada vez más fácil conforme vaya conociendo los platillos que me gusta preparar, etc.
  • ES MÁS CARO. Me molesta que tanta gente no acepte que ser vegano es un lujo. SER VEGANO ES UN LUJO que no todos pueden pagar. Sí, es barato comer arroz y frijoles peeeeero no es suficiente para ser un vegano saludable.
  • COMER FUERA NO ES TAN DIFÍCIL. Solo he ido a comer fuera una vez y no fue nada difícil. De hecho me sorprendió que en el menú del lugar estuvieran etiquetas las opciones veganas.
  • VALE LA PENA. A pesar de todo, vale la pena. Sinceramente, vale la pena no contribuir con las atrocidades del sistema. Vale la pena estar libre de culpa y de karma. Vale la pena aprender una nueva manera de relacionarse con la comida.

mis conclusiones

Estos primeros diez días han sido relativamente fáciles. Creo que si quieres probar el veganismo, tienes que hacerlo. Lo que yo te recomiendo es que te descargues la app DAILY DOZEN y te pongas a investigar muchísimo por todas partes.

Prepárate para gastar más, prepárate para tardarte más cocinando, prepárate para las preguntas que te harán quienes no estén de acuerdo con tu cambio de alimentación…. pero también prepárate para estar libre de culpa, para estar orgullosa(o) de lo que estás haciendo, para (potencialmente) sentirte más saludable y fuerte y para reducir tu impacto ambiental por muuuucho.

 

Otra cosa...

SI LOS TEMAS EN KOKO YERBAS TE LLAMAN LA ATENCIÓN, ESTO TE PUEDE INTERESAR...

Hace unos meses diseñé un documento llamado El Glosario Vegano. Antes de decirte lo que es, quiero decirte para quien es.

Es para ti, si...

  • Estás segura de que no serías vegana, pero te gustaría reducir tu impacto ambiental agregando más platillos vegetales a tu dieta.
  • Si  ya estás lista para dar el paso, pero no has podido invertir mucho tiempo buscando alternativas vegetales a tus antojos normales.
  • O solo quieres explorar este tipo de alimentación, antes de tomar una decisión final.

 

El Glosario Vegano

Es un documento que incluye una lista de los ingredientes "raros" como la Aguafaba, el Tempeh o el Seitán, que juegan un papel importante en la alimentación vegana porque agregan variedad y nutrientes a la comida.

Es especialmente útil si no quieres invertir horas y horas investigando cómo "veganizar" los platillos que estás acostumbrada a comer.

Está ilustrado con fotos lindas e incluye algunas recetas rápidas de cada cosa para que tengas una idea de cómo usar estos ingredientes.

Descárgalo por sólo $89 mxn ($4.50 usd)

Pago con Tarjeta

Pago con PayPal



Algunas cositas que te pueden ayudar

En lugar de caldo de pollo.

Suplementos con B12

Bolsa para lechadas.

Maquina para hacer leche vegetal

En lugar de mantequilla.

En lugar de leche.

Nota: Si decides comprar alguno de esos dos productos usando los links de arriba estarás apoyando a este proyecto, pues yo recibiré una pequeña comisión sin costo adicional para ti.